Consejos para Escritores

1. Lo primero que les transmitiría es que no hay una manera de escribir, o sea, no hay una norma, y el modo o tema que les interese, es el que deben abordar.

 

2. Esencial: todo el que quiera escribir, tiene que leer. Esta sí que no es negociable. A veces he escuchado a “escritores” que dicen no leer para “no ser influenciados por los demás”… Esto es una estupidez, nadie vamos a descubrir el hilo negro, todos vivimos bajo la influencia y la sombra de los de antes de nosotros, y lo que debemos hacer es tomar lo que sirve y reinterpretarlo para hacerlo nuestro. Tenemos que leer, elevar el promedio de libros al año que leen los mexicanos, que es menos de un ejemplar por ciudadano. Eso es una vergüenza. Leer automáticamente nos vuelve mejores escritores, pues sin darnos cuenta (a veces dándonos cuenta) estamos aprendiendo todo el tiempo, acerca del ritmo, del lenguaje, de la manera en que se crea la atmósfera de una historia…

 

3. Este tercer consejo va unido al segundo: cuando lean un libro, sean más críticos. Con esto quiero decir que lean con conciencia. Al terminar un libro que les fascinó, analicen qué fue lo que les llamó la atención. Puede ser que los diálogos son muy naturales, por ejemplo. Y entonces traten de integrar esto a su propio estilo. Uno siempre escribe algo que le gustaría leer.

 

4. Aunque parezca que no, la ortografía y la gramática son importantes. Son, digamos, las reglas del juego, y es bueno saberlas para que las cosas salgan mejor. Yo sé que actualmente hay un lenguaje distinto para las redes sociales, el twitter y el MSN, pero aconsejo escribir bien siempre, dándole así el respeto debido a nuestra herramienta de trabajo: las palabras.

 

5. Lleven siempre una libretita en la bolsa, de preferencia una que les guste mucho, y una pluma que pinte bonito. Un escritor merece una pluma bonita, siempre me lo dijo mi maestro M.G.S. Uno nunca sabe cuándo surgirán las ideas, la inspiración viene de la vida cotidiana. Y por favor, no desechen una idea porque les suene tonta. Apúntenla, después tendrá su lugar.

 

6. No escriban pensando en los demás. Esto es muy difícil, aunque suene obvio. Cuando escribí mi primera novela, tenía cosas muy fuertes de mi vida que me daba miedo que supieran mis papás o amigos… Me autocensuraba todo el tiempo. Uno escribe para uno mismo, desde la profundidad del alma, para descubrir qué hay ahí, para aprender de uno mismo y no para complacer a nadie. No piensen en que todo lo que escriban será leído por alguien, escriban para ustedes, nada más.

 

7. En mi experiencia, los bloqueos literarios sí existen. Todos hemos oído la frase “la inspiración siempre te encuentra trabajando”, y aunque sí creo en la disciplina, también es cierto que uno no se vuelve escritor por estar sentado frente a un escritorio horas y horas, aunque el cerebro esté apagado. La vida es la inspiración, salgan, vean películas, lean, platiquen con gente… Los amigos cercanos hacen a los mejores personajes después!

 

8. Escriban un diario. La primera razón para esto es obvia: una memoria de sus vidas. Además de servir como un desahogo y una terapia personales, los diarios son una excelente práctica para cualquier escritor. Al escribir un diario estamos contando una historia, y si le echan ganas en escribir con coherencia estarán practicando. Les cuento que cuando comencé a escribir la historia de Maya, releí todos mis diarios de la adolescencia, pues quería recordar qué era lo importante para mí en ese momento, cómo veía al amor, a la amistad y a la vida en general. Me sirvió mucho tener esas referencias y si sienten a Maya como real es por eso.

 

9. Háganse preguntas. Esto puede aclararles hacia dónde va una historia. Para GD me pregunté: ¿Cómo es Maya? ¿Qué es lo importante para ella? ¿Qué haría Maya en X situación? ¿Cómo fue la infancia de Maya? ¿Qué quería ser cuando era niña? Responder todo esto te da un perfil de personaje, vas comprendiendo mejor cómo es y cómo va actuar en las distintas situaciones.

 

10. ¿Quieres escribir pero no sabes de qué? Lo mejor es escribir de lo que uno sabe… A todos nos parece que nuestra propia vida no es interesante, creemos que es de lo más normal y nada especial, pero todo lo que uno lee son historias de las vidas ajenas. Lo importante es la manera de contarlo, cualquier historia puede ser interesante. Este es un tip que no es infalible pero puede servirles: si no saben cómo empezar, piensen en la cosa que más les ha dolido en la vida. Y comiencen… Si siguen escribiendo, además de desahogarse, pueden llegar a una buena historia, y eventualmente dejar que el personaje ya no sea ustedes, sino un personaje ficticio. Esto es mucho más complejo de lo que suena, algún día les platico más.

  • Icono social de YouTube
  • Instagram Social Icon
  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page

Página Oficial de Lorena Amkie

© 2019 POR LORENA AMKIE