Queridos aspirantes a escritor:

11/16/2015

 

Muchos de ustedes me han escrito correos pidiéndome consejos para publicar sus trabajos. Generalmente les doy una serie de pasos y les animo a continuar, pero hoy he decidido hacer otra cosa: compartirles la cruda realidad. Voy a empezar con una sola frase, y les advierto que no les va a gustar:

 

EL 99.9% DE USTEDES NO VA A PUBLICAR UNA NOVELA ANTES DE LOS 20 AÑOS DE EDAD

 

Este es un hecho. Doloroso, lo sé, pero más vale que alguien se los diga. 

 

¿LA BUENA NOTICIA? Si lo que te hace feliz es escribir, eso nadie te lo quita. Y el único camino para convertirse en escritor es escribir, así que debería ser un camino que cada uno de ustedes está dispuesto a recorrer, felizmente, porque nadie nace escritor. Puede que se nazca con talento, con originalidad, con una manera especial de ver el mundo... pero todo eso hay que educarlo para que sirva para algo. ¿Cómo? 

 

Para empezar, separemos escribir de publicar. Escribir es escribir. Nadie te quitará jamás el derecho a hacerlo. Uno escribe porque le da placer, porque no puede evitar hacerlo, porque está lleno de historias. Es una necesidad. Ser leído es otra cosa. Ser publicado otra más. 

 

Yo quise ser escritora desde que tengo memoria. Quería escribir. Necesitaba escribir. Pero he recorrido mis diarios y nunca tuve la prisa que ustedes, chicos y chicas, tienen hoy: sabía suficiente acerca de las vidas de mis autores favoritos para esperar que una buena novela me llevaría entre 2 y 5, quizá hasta 10 años en completarse (o más, como es el caso del "Ulises" de Joyce y otros grandes). Y aun así no pensaba en que a alguien más le importara; seguía mi necesidad de ser escritora, mi perfeccionismo, que me obligaba a corregir y corregir, que me llevaba a mostrarle mis textos a quien se dejara para que me dieran sus opiniones. Pensar que uno está listo para publicar a los 14, 15, 16 años, es prematuro y lo único que hará es que se decepcionen. ¿Quieren ser escritores? Escriban. Crezcan. Fórmense un hábito de lectura y uno de escritura, pulan sus talentos, encuentren sus voces. 

 

El mundo en el que yo crecí y el de ustedes son muy distintos. Hoy todo pasa rápido y hoy, es cierto, hay gente que se hace famosa de la noche a la mañana y también gente que publica muy joven y cuyos libros se venden en todo el mundo. Pero yo sólo puedo hablar de lo que yo he vivido y de lo que veo, y lo que veo es que hoy todos queremos las cosas rápido y fácil, ya, ya, ya. El oficio de escritor es un oficio, o sea, se tiene que aprender y perfeccionar. Esto toma tiempo. Hay gente que nace con un don, claro. Hay talento y este puede notarse desde que somos muy jóvenes, sí, pero no llega ya perfeccionado y listo para la imprenta: es una magia, es una chispa, es un trozo de carbón que hay que pulir, una voz que hay que encontrar, domar, aprender. Y eso no pasa, queridos míos, a los 13 o 14 años de edad. El camino para ser un buen escritor es largo. Pero el tema es que es apasionante y, para el escritor verdadero, inevitable. Hay escritores que jamás publicarán algo, pero de cualquier modo poner sus pensamientos y emociones en papel les es esencial. ¿Por qué la prisa? No quemen sus cartuchos tan pronto, chicos. Las pasiones verdaderas duran una vida entera. 

 

 

De nuevo, cada quien habla de como le fue en la feria, así que aquí les comparto algunos datos:

 

1. Tengo cuatro novelas publicadas pero en realidad he escrito nueve novelas y más de 40 cuentos. O sea: no todo lo que uno escribe sirve, no todo se publica. De hecho, gran parte de ser escritor es poder aceptar que la mitad o más de la mitad de lo que escribimos es basura. Eso quiere decir que si tienen UNA novela y ya, las probabilidades de que sea su obra magna son muy pequeñas. 

 

2. Empecé a escribir con asiduidad desde los 12 años, más o menos, pero publiqué mi primera novela a los 29 años. Jamás habría pensado en enviar un texto a una editorial en mi adolescencia porque me parecía que nada de lo que creaba era suficientemente bueno. 

 

3. He participado en más de 30 concursos literarios: comunitarios, escolares, estatales, regionales, de mi municipio, de la Cruz Roja... He escrito cuentos acerca de la democracia, acerca del radio, eróticos, infantiles. Sólo gané UNO en toda mi vida, a los 7 años. Pero sigo participando. Participar en concursos te obliga a seguir un tema, es un excelente entrenamiento. Además, uno tiene que dejar el cuento (o lo que sea) perfecto antes de enviarlo, así que practica el corregir y practica, además, la humildad de perder. Que es muy necesaria en este negocio en el que uno expone su alma a la crítica de los demás. 

 

4. Estuve en cuatro diferentes talleres literarios a lo largo de 5 años. En estos talleres otros escritores como uno leen y critican los textos de los demás. Enviar un manuscrito a una editorial sin que haya sido leído y opinado por nadie más es absurdo. Hay que exponerse y arriesgarse, hay que escuchar opiniones, hay que aprender a "tallerear" un texto, o sea, a limpiarlo de errores, a probarle distintas voces, tonos, ritmos, tiempos verbales, a ver si lo que nosotros creíamos estar diciendo se entiende. Ninguna novela nace perfecta. 

 

¿Por qué les cuento todo esto? Porque este tipo de cosas son las que forjan a uno como escritor. ¿Mis recomendaciones para mejorar como escritores? Siempre son las mismas: escribir un diario, entrar a un taller, participar en todos los concursos que existan, aunque suenen ridículos, leer todos sus textos en voz alta, comprender que la ortografía y la gramática sí importan y que hay que respetar la herramienta de trabajo, leer mucho más de lo que escriben, abrir un blog, compartir su trabajo y exponerse a las críticas más allá de las de sus mamás y mejores amigas. Estas cosas forjan el carácter, pulen el talento, duelen, muchas veces, pero nos recuerdan qué es lo importante: ESCRIBIR. La prisa por publicar tiene que ver con una idea equivocada de lo que es ser escritor. Tiene que ver con una idea falsa de lo que es el exito, de que escribir trae automáticamente fama y fortuna. Esas expectativas de publicar antes de los 20 años son irreales y sólo les traerán decepciones dolorosas que harán que el 90% de ustedes deje de escribir a una edad en la que la mayoría de los grandes apenas EMPEZABA a escribir. 

 

Pero el 10% que quede, los que entienden que hay que trabajar, que hay que perfeccionarse, que lo bueno toma tiempo, serán escritores de verdad, algún día. 

 

 

Please reload

Destacados

Ser cangreja

September 5, 2017

1/1
Please reload

Más recientes

May 19, 2019

September 5, 2017

Please reload

​Búsqueda por temas
  • Icono social de YouTube
  • Instagram Social Icon
  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page

Página Oficial de Lorena Amkie

© 2019 POR LORENA AMKIE